Está en... Inicio > Cuidado de tu Piel

Cuidado de tu Piel

Durante el embarazo tu cuerpo experimenta un sinfín de cambios (una auténtica revolución hormonal: llena de picos y declives, aumento de volumen,...) que van a modificar y pueden dejar huella en tu piel.

Aprende a prevenirlos y tratarlos, pero empleando SIEMPRE productos especialmente formulados para ti y que, en ningún momento, puedan dañar o perjudicar el correcto desarrollo de tu bebé.

Flacidez y estrías

Es importante favorecer la elasticidad de tu piel, manteniéndola siempre bien hidratada, para tratar de evitar la aparición de estrías. Las estrías aparecen como consecuencia de la ruptura de las fibras elásticas.

Manchas (cloasmas)

También conocidas como "máscara del embarazo". Su aparición es más común en mujeres con cabello oscuro y piel pálida.

Normalmente aparecen manchas dispares y parduzcas en la frente, sienes y zona central del rostro. Aunque también pueden aparecer alrededor de los ojos y sobre la nariz.

Alrededor del 70% de las mujeres embarazadas las padecen y, aunque su principal causa es hormonal, también existe una marcada predisposición genética, pero además, una exposición solar sin la adecuada protección puede acentuar gravemente el problema.

La cara no es la única afectada por las manchas, también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo, como el cuello o el ombligo. En medio del abdomen y en los genitales pueden aparecer manchas fisiológicas (aunque suele tratarse de alteraciones esporádicas, que aparecen al final del primer trimestre, perduran durante el embarazo, pero suelen desaparecer varias semanas después del parto). 

Acné y aumento de grasa

Los cambios hormonales (principalmente el aumento de los niveles de la hormona andrógeno) pueden dar lugar a una piel con cantidad de grasa y más propensa a padecer episodios de acné.

Ten en cuenta que el andrógeno alcanza su pico máximo durante el primer trimestre, por lo que es más probable que notes estos cambios durante los primeros meses del embarazo.

Deshidratación 

Durante el embarazo estás sometida a una importante pérdida de fluidos corporales (aumento de la sudoración y la micción, mayor absorción de líquido por tu organismo para mantener hidratado al bebé) que pueden dar lugar a una mayor sequedad en tu piel.

Emplea productos que repongan los niveles de hidratación en tu piel y ¡no olvides beber al menos 3 litros de agua al día!

Picores

Puedes sentir "picazón" en la piel (especialmente en la zona del abdomen y los senos) durante el segundo y tercer trimestre del embarazo.

Esto es debido a que tu piel se está estirando para poder adaptarse al aumento de volumen.