Está en... Inicio > Consejos de Salud > INFORMACIÓN DE UTILIDAD PARA PAPÁS: TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO

INFORMACIÓN DE UTILIDAD PARA PAPÁS: TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO

2015-06-21

 

¿Qué hacer cuando tu hijo ha sufrido un golpe en la cabeza?

A todos los papis que por desgracia nos hemos visto envueltos en una situación de este tipo, deciros que aunque no resulte fácil, lo primero que hay que hacer es mantener la calma para poder actuar de la manera más precisa y rápida posible.  Por pequeño que sea el golpe, la situación suele ser bastante angustiosa y por eso requiere actuar con tranquilidad.

Es normal que en las primeras horas su hijo esté asustado, no recuerde el momento del golpe, tenga dolor de cabeza o presente algún vómito. Generalmente, no será necesario realizar ninguna radiografía.

Es importante recordar que la mayoría de golpes en la cabeza,  traumatismos craneoencefálicos, son leves y no producen daños. Con golpes mínimos es muy raro que se produzcan lesiones; no obstante, a continuación indicamos una serie de pautas de actuación, tal y como la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría recomienda tras acudir a un servicio de urgencias.

Pautas:

· Observar al niño durante las 24 horas siguientes por si aparece algún problema. Manteniéndolo en un ambiente tranquilo bajo la supervisión de un adulto.

· Si el niño tiene sueño se le puede dejar dormir pero despertándolo cada 4 horas, aproximadamente, para observar sus reacciones (que deben ser acordes a un comportamiento normal).

· Si tiene dolor de cabeza, se le puede dar paracetamol o ibuprofeno a dosis habituales para su peso y edad.

· Tras 2 horas sin vómitos, ofrecerle una dieta blanda.

· Tras 24 horas del traumatismo, puede rehacer su ritmo de vida normal.

¿Cuándo debemos consultar de nuevo en un servicio de urgencias?

· Si el niño vomita de nuevo en casa.

· Si presenta dolor de cabeza intenso o progresivo.

· Si está confuso, somnoliento, irritable o cuesta mucho despertarle.

· Si comienza con movimientos anormales, debilidad u hormigueo de extremidades, tiene dificultad para caminar, habla o ve mal o tiene las pupilas de diferente tamaño.

· Si presenta salida de líquido claro o sangre por la nariz u oídos.

· En general, cualquier síntoma que le resulte extraño o le preocupe.

Artículo elaborado por:


Felipe Herencia Salabert,

Farmacéutico en Farmacia Universidad - Elda

 

 

Deje su Comentario

* campos obligatorios





(opcional)