Está en... Inicio > Salud(arte) > Dalí y la Farmacia

Dalí y la Farmacia

2013-11-17

El pintor ampurdanés publicó Dalí News, dedicado exclusivamente a dar noticias sobre sus actividades. Allí incluyó un anuncio de un medicamento inexistente, de su invención, Dalinal, que curaba la tristeza intelectual periódica, la depresión estética, la fatiga, la aversión hacia la vida, la depresión maníaca, la mediocridad congénita, la imbecilidad gelatinosa, las piedras de diamante en los riñones, la impotencia y la frigidez.

En 1958, Dalí realizó el pabellón de Wallace Laboratoires, con motivo de la convención de la American Medical Association celebrada en San Francisco. El pabellón se llamaba Crisálida y servía para promocionar un tranquilizante fabricado por Wallace. Consistía en una estructura cubierta por un paracaídas de seda enforma de oruga que se ondulaba como una bolsa llena de aire. Los espectadores penetraban en la oruga y veían los cuadros de Dalí, que mostraban mariposas y árboles. Para Dalí, la mariposa era un símbolo de la tranquilidad y por eso la asoció con el tranquilizante.

Desde 1958 hasta 1976, Dalí diseñó la tarjeta navideña de Hoetsch, que era enviada a los médicos y farmacéuticos españoles. La colección es propiedad de Aventis España, y está depositada desde 1996 en el Teatro-Museo de laFundación Gala-Salvador Dalí de Figueras.

Uno de los cuadros de Dalí está dedicado a la figura de un farmacéutico del Ampurdán: El farmacéutico ampurdanés que no busca absolutamente nada (1936). Otro, del mismo año, se titula Farmacéutico levantando con suma precaución la tapa de un piano de cola. Los anuncios de emplastos contra el dolor y el reumatismo inspiraron su Póster surrealista(1934).

También aceptó encargos para congresos científicos, como el V Congreso de Nacional de Bioquímica de 1971, para el que dibujó un cartel en el que se mezcla un cardenal, la firma de Dalí coronada, y diversos ángeles que ascienden en torno a la estructura helicoidal del ADN. En ese cartel, Dalí se refiere al ADN como a la escalera de Jacob, fiel a su obsesión de buscar un lenguaje común a la ciencia y a la religión, a la materia y al espíritu. La bioquímica, y muy especialmente el ADN, alentó las ideas deDalí sobre este particular, en unos cuadros que desde el punto de vista estético dejaban bastante que desear.

También Dalí fue contratado para participar en un anuncio televisivo sobre el Alka-Seltzer, que fue un rotundo fracaso. El pintor, vestido con una larga túnica de mangas anchas y con gestos afectados, pintaba teatralmente el cuerpo de Nati Abascal, sin que se viera muy bien la relación entre ello y el popular analgésico. Una voz hacía el siguiente comentario: «Primero se disuelve. Alegres pero abnegadas burbujas. Alka-Seltzerse dispara en el estómago y neutraliza este exceso de ácido. Esta aspirina especial corre dentro de vuestra sangre y va directamente a todos los puntos del dolor, de manera que estos bellos rincones vuelven pronto a sentirse bien. Alka-Seltzeres una obra de arte excepcional, como Dalí».

Fuente: Offarm Vol. 23 número 8 septiembre 2004

Recomendado por:

 

Deje su Comentario

* campos obligatorios





(opcional)